dijous, 28 d’agost de 2014

Los cristales sucios que juzgan vidas







Una pareja estrenaba piso en un tranquilo barrio.

Una mañana en casa, mientras tomaban café, la mujer vio a través de la ventana, que una vecina colgaba las sábanas en el tendedero y dijo:

 - ¡Que sábanas tan sucias cuelga la vecina en el tendedero! - ¿Quizás necesita un jabón nuevo? 
El marido miraba y quedaba callado. Cada dos días repetía el mismo discurso, mientras la vecina tendía su ropa al sol. Al mes, la mujer se sorprendió al ver a la vecina tendiendo las sábanas limpias, y dijo al marido:
- Mira, por fin ella aprendió a lavar la ropa… 
El marido le respondió:
- Mmm… no es lo que piensas. - Hoy me levanté más temprano y lavé los vidrios de nuestra ventana.
Autor desconocido

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada