dimarts, 13 de maig de 2014

Medio pan y un libro

Discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo. Con plena vigencia más de ochenta años después.


Alocución de Federico García Lorca al pueblo de Fuente Vaqueros (Granada) en septiembre de 1931:


"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. «Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

"Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

"Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

"¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

"Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz".

Refugi de rapinyaires de Montejo de la Vega (Segòvia)


Cinco hábitos que te permitirán vivir más

 
 
1 - Las relaciones sexuales: el sexo sin dudas añade más años a tu vida, según varias investigaciones. Un reciente estudio de la Universidad de Queens, en Belfast dice que aquellas personas que tienen relaciones íntimas más seguido viven el doble que los que tienen una vida sexual “poco satisfactoria”. Esto puede deberse a varias razones, ya sea físicas como espirituales o psicológicas. Lo cierto es que los beneficios del sexo para la salud son bien conocidos por los médicos. Por ejemplo, una buena sexualidad disminuye las chances de padecer enfermedades cardiovasculares, reduce la depresión, el mal humor y la angustia, quita el estrés y la ansiedad, combate el dolor, fortalece el sistema inmunológico y permite lucir una piel más joven y sana. Y en relación al aspecto mental, el sexo aumenta nuestra autoestima y nos hace ver más bonitos.

2 - Cantar: ¿te has puesto a pensar que cuando estás feliz cantas? Una investigación de la Universidad de Washington analizó a miles de personas, la mitad cantaban y la otra no. El primer grupo se siente siempre mejor anímicamente, pero también son las más longevas, las que se enferman menos y las que mantienen más lejos el estrés. Es que cantar nos reporta muchos beneficios, incrementando la oxigenación de la sangre, liberando endorfinas (que producen una sensación de bienestar y tranquilidad) y no es necesario ser profesional, con desafinar en la ducha alcanza.

3 - Tener un gato: no por nada eran sagrados en el Antiguo Egipto o se usan en el tratamiento de personas enfermas. Investigadores en la Universidad de Minnesota aseguran que tener un gato de mascota nos puede ayudar a vivir más años, porque este animal por naturaleza reduce el estrés y la ansiedad de los humanos. Los dueños de gatos tienen un 30% menos de probabilidad de sufrir un infarto en relación a los que tienen perros en sus casas. Esto se debe al típico ronroneo, que produce ondas de frecuencia de hasta 150 vibraciones por minuto, un sonido relajante que calma. Y además, se cree que los gatos saben donde su dueño tiene una dolencia y se acercan a ese punto para ayudarlos a sanar.

4 - Expresar la ira: acumular y acumular los malos pensamientos y sentimientos no es para nada bueno. Es como inflar un globo hasta el punto en que revienta. No expresar la ira nos resta años de vida, dice un informe de la Universidad de Estocolmo. Las personas que retienen en su interior el resentimiento y la ira tenían un grave riesgo de morir de un ataque cardíaco o de sufrir una enfermedad grave al corazón. Quiénes decidían, por el contrario, expresar lo que sentían a sus parejas, padres, compañeros de trabajo, amigos o hasta desconocidos, tenían una mejor calidad de vida y estaban “en paz” consigo mismos. Pero atención, tampoco se vale andar por la calle siendo un “Pitufo gruñón o enojón”, sino saber canalizar la ira y decir a la persona adecuada aquello que nos molesta, siempre con respeto y sin levantar la voz. Se evitan muchos problemas y malos entendidos.

5 - Estar casado: Atención a aquellas personas que le “huyen” al compromiso. O al menos, ya no tendrán escapatoria ni la excusa perfecta para no dar el “si, quiero”. Una investigación de la Universidad de Louisville analizaron a millones de personas y compararon los riesgos de mortalidad en relación a su estado civil. De esta manera pudieron descubrir que los hombres solteros tienen más del 30% de probabilidad de morir antes que los casados. El porcentaje en las mujeres es un poco menor, del 23%. Entonces, casarse nos podría brindar diez años más de vida. Algunas de las razones para ello es que contamos con alguien que nos apoya y nos quiere, evitamos los sentimientos de soledad o indefensión y estamos más cuidados o respaldados. A su vez, proyectar la vida en pareja es mucho más satisfactoria que en solitario, desde comprar una casa a tener un hijo, organizar la boda o irse de vacaciones.

Así, tener sexo, cantar, adoptar un gato como mascota, expresar tu ira y casarte son cinco pilares (que bien edificados) pueden hacer que vivas más y mejor.

 

 

(Extraido de http://lamenteesmaravillosa.com)

dissabte, 10 de maig de 2014

Diez hábitos para ser feliz con tu pareja

   Con el paso del tiempo, la monotonía tiende a asentarse en la vida de pareja, y poco a poco el aburrimiento puede ir ganando terreno. Pero, a pesar de que no es un tarea fácil, es posible vivir una vida de pareja feliz. La clave está en el deseo de la pareja de permanecer unidos y de querer ser realmente felices, estableciendo como prioridad indiscutible la relación entre ambos.

Dicho así suena sencillo, ¿Verdad? Pero, ¿Cómo lograrlo? ¿Cómo conseguir que la relación de pareja sea nuestra prioridad teniendo que ocuparnos del trabajo, de los niños, de los abuelos, de la casa, de pagar las facturas y de quedar bien con las amistades y la familia, entre otras cosas?

El psiquitra y consultor Mark Goulston, autor del libro Cómo conseguir y mantener el amor que mereces, dice que la clave está en identificar y cultivar los hábtios que fomentan la felicidad en la pareja. Según Goulston, “un hábito es un comportamiento que repites automáticamente hasta que te cuesta poco esfuerzo mantenerlo”. Por lo tanto, todas las parejas pueden adoptarlos simplemente dedicándoles un poco de tiempo y de interés. Aunque al principio se haga de forma pronto se convertirá en algo natural que facilitará otras muchas cosas.

Según Mark Goulston, los hábitos que caracterizan a las parejas felices son los siguientes:

#1 - Irse a la cama al mismo tiempo: Esto, que es bastante habitual hacerlo al principio de la vida en pareja, tiende a desaparecer con el tiempo. Según Goulston, es necesario mantener esta costumbre para mantener encendida la llama del deseo.

#2 - Cultivar intereses comunes: Pasada la pasión inicial, muchas parejas descubren que tienen poco en común. Por este motivo es necesario encontrar algo que hacer juntos, algo en lo que involucrarse. Esto no significa que haya que hacer todo con la pareja. Basta con encontrar algo que interese a los dos, sin dejar de tener por ello otros intereses propios.

#3 - Caminar juntos de la mano: Es un gesto sencillo y común al principio de un relación, pero que con el tiempo se pierde. ¿Te has fijado en lo tierno que resulta ver pasear a dos ancianos de la mano?

#4 - Confiar y perdonar: Discutir en pareja es algo normal, pero hay que saber gestionar los conflictos que surjan adecuadamente. Si hay confianza mútua y perdón sin rencores es mucho más fácil gestionar estos conflictos y crecer como pareja.

#5 - Centrarse en lo positivo: Centrarse en las cualidades positivas del otro en vez de en sus defectos es la clave para mantenerse enamorado. Nadie es perfecto, pero, como dice Goulson, “todo depende de lo que quieras buscar”.

#6 - Abrazarse: Según Goulston "nuestra piel tiene una memoria de ‘buenas caricias’ (amor), `malas caricias’ (abuso) y ‘sin caricias’ (descuido). Las parejas que se saludan con un abrazo mantienen su piel bañada por `buenas caricias’”. No necesitas un motivo para dar un abrazo.

#7 - Decir “te quiero” y  “que tengas un buen día” todas las mañanas: Estas palabras son un estímulo para empezar bien el día y ayudan a limar cualquier aspereza que haya surgido.

#8 -  Decir “buenas noches”: Con este sencillo deseo la pareja reafirma su relación cada noche, a pesar de las dificultades y altibajos emocioanles del día. Dice Goulston que “esto le dice a tu pareja que aún quieres estar en la relación. Dice que lo que ambos tienen es más grande que cualquier incidente perturbador”.

#9 - Llamar o enviar un mensaje durante el día: Esto supone preocuparse por el otro. Es una llamada de rutina para saber si todo va bien, para seguir conectados.

#10 - Sentirse orgullosos de mostrarse como pareja: Esto es tan sencillo como besarse, tocarse o abrazarse en público, mostrar complicidad y permanecer juntos.

(Extraido de http://lamenteesmaravillosa.com)
Si es que... ¡es muy sencillo!