divendres, 5 de juliol de 2013

Adèu...






Una parte de nuestros corazones saltó con Mireia y echó a volar con ella. La vida sigue para nosotros, pero con una pequeña cicatriz que siempre nos la recordará.


Que allí donde esté, haya encontrado la paz.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada