dijous, 19 de juliol de 2012

...





Y algunas veces suelo recostar

mi cabeza en el hombro de la luna

y le hablo de esa amante inoportuna

que se llama soledad.



Joaquín Sabina

dimarts, 17 de juliol de 2012



"Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire"

 
Estas son: Tu Trabajo,  Tu Familia, Tu Salud, Tus Amigos y Tu Vida Espiritual, y tú las mantienes todas en el aire.

 
Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo.

 
Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso. Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo. Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente. Y sobre todo... crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno. Shakespeare decía: Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué? Porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele.

 
Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, ¡por eso, ámala.! Vive intensamente y recuerda: Antes de hablar... ¡Escucha! Antes de escribir... ¡Piensa! Antes de criticar... ¡Examínate! Antes de herir... ¡Siente! Antes de orar... ¡Perdona! Antes de gastar... ¡Gana! Antes de rendirte... ¡Intenta! Y... ANTES DE MORIR... ¡¡VIVE!!


DISCURSO DE DESPEDIDA.
Bryan Dyson.
Lo pronunció al dejar el cargo de Presidente de Coca Cola.

Un minuto




Un minuto sirve para sonreír: sonreír para el otro, para ti y para la vida.

Un minuto sirve para ver el camino, admirar una flor, sentir el perfume de la flor, sentir el césped mojado, percibir la transparencia del agua.

Se requiere apenas de un minuto para evaluar la inmensidad del infinito, aunque sin poder entenderlo.

Un minuto apenas para escuchar el canto de los pájaros.

Un minuto sirve para oír el silencio, o comenzar una canción.

Es en un minuto en que uno dice el "sí" o el "no" que cambiará toda su vida.

Un minuto para un apretón de manos y conquistar un nuevo amigo.

Un minuto para sentir la responsabilidad pesar en los hombros, la tristeza de la derrota, la amargura de la incertidumbre, el hielo de la soledad, la ansiedad de la espera, la marca de la decepción, la alegría de la victoria...

En un minuto se puede amar, buscar, compartir, perdonar, esperar, creer, vencer y ser...

En un simple minuto se puede salvar una vida.

Tan sólo un minuto para incentivar a alguien o desanimarlo.

Un minuto para comenzar la reconstrucción de un hogar o de una vida.

Basta un minuto de atención para hacer feliz a un hijo... a un padre, a un amigo, a un alumno, a un profesor, a un semejante...

Sólo un minuto para entender que la eternidad está hecha de minutos... De todos los minutos bien vividos... Un minuto...

Cuántas veces los dejamos pasar sin darnos cuenta... pero también cuántas veces traemos a nuestras vidas los recuerdos de los minutos vividos llenos de felicidad, de alegría y también de tristezas...

Decimos "un minuto" y nos parece nada... Pero como se aprecia ese minuto al levantar la mano y saludar a un amigo que se va para siempre, como se valora ese minuto que hace que lleguemos tarde a nuestros trabajos, como se espera ese minuto que nos lleva a reunirnos con los que amamos, como nos llena de emoción ese minuto en que nos entregan a nuestro hijo al nacer, y cómo también deseamos que la vida le otorgue más minutos a quien la muerte separará físicamente de nosotros y no veremos más.

Un minuto... parece increíble... parece tan poquito y sin embargo puede dejar una huella tan profunda en nuestra vida.

Lo importante es no vivir la vida porque sí, dejando pasar el tiempo.

Alguien alguna vez dijo: "Vive cada minuto como si fuera el último"...Si todos recordáramos esa frase a diario aprenderíamos a vivir la vida intensamente. Aprenderíamos a no posponer las emociones más lindas de la vida pensando que "si no es hoy será mañana"...

Tu tiempo es ahora... el futuro es incierto... Vive cada minuto intensamente...

¡La vida es Hoy! Vive cada minuto como si fuera el último...

dimarts, 3 de juliol de 2012

Paradojas...



La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y temperamentos mas reducidos.

Carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos.

Gastamos más pero tenemos menos; compramos más pero disfrutamos menos.

Tenemos casas más grandes y familias mas reducidas, casas más lujosas pero hogares rotos.

Mayores comodidades y menos tiempo.

Tenemos más títulos académicos pero menos sentido común; mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio.

Más expertos pero más problemas; mejor medicina pero menor bienestar.

Despilfarramos demasiado. Reímos muy poco. Vivimos muy rápido y nos enfadamos a menudo.

Nos desvelamos demasiado, y amanecemos cansados.

Leemos muy poco, vemos demasiada televisión y rezamos muy rara vez.

Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores.

Hablamos demasiado y escuchamos poco.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir.

Añadimos años a nuestras vidas, no vida a nuestros años.

Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos hace difícil cruzar el rellano para conocer a un nuevo vecino.

Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior.

Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores.

Hemos limpiado el qué dirán, pero contaminamos nuestra alma.

Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios.

Planeamos más pero logramos menos.

Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar.

Producimos ordenadores que procesan mayor información pero nos comunicamos cada vez menos.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestión lenta; de hombres de gran talla y carácter frágil.

De enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales.

Son tiempos de viajes rápidos, recuerdos vagos.

Y pastillas que hacen todo, desde alegrar y apaciguar, hasta matar.

Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en el interior.

Tiempos en que la tecnología puede hacerte llegar estas reflexiones y en que puedes elegir compartirlas o simplemente borrarlas.



Acuérdate de pasar algún tiempo con tus seres queridos porque ni ellos ni tú no estaréis aquí siempre.

Acuérdate de ser amable con quienes te rodean y alegrarles el día a día

Acuérdate de abrazar a quien tienes cerca porque ese es el único tesoro que puedes dar de corazón, sin que te cueste ni un céntimo

Acuérdate de decirle a tu pareja, a tu familia y a tu amimgos que los quieres, pero sobre todo dilo sinceramente.

Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma

Busca tiempo para amar, para conversar, y para compartir tus ideas.


Y recuerda: La vida no se mide por el número de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.

Inspirado en una presentación anónima recibida por correo electrónico.