dijous, 16 de febrer de 2012

Carta pel comiat de la Cristina...



Un sempre pensa que “aquestes coses no em passaran a mi”. Però, la veritat és que tot arriba i, aquí ens veiem, signant una carta de comiat, i encara que es diu que "no passen anys, sinó que passen coses", la realitat és que avui estem tots aquí perquè han passat anys i han passat coses.

Cal veure com es la vida: Una sèrie de persones, desconegudes entre si, amb diferents orígens, diferent formació, diferents edats, diferents aspiracions i diferents experiències, coincideixen en una empresa, conviuen, col•laboren, discrepen, discuteixen, parlen, dialoguen i amb això, s'influencien de manera irreversible i permanent. Cap de les nostres vides és ara la mateixa que abans d'entrar en contacte. I això no es degut als papers o a les màquines, als mobles, a les instal•lacions o a les normes de treball, sinó exclusivament a les persones.

Tots estem immersos en aquesta representació que és la vida, en la qual cadascun rep alguna cosa i aporta alguna cosa al patrimoni comú. L'important és que la nostra aportació, faci augmentar el balanç positiu, el de la rectitud, el de l'honestedat, el de la col•laboració, el de l'aspiració, el del respecte, el de la comprensió, el de la tolerància, el del servei...

Això es el que ens ha passat amb tu, Cristina. Això es el que hem pogut rebre i aprendre de tu.

Sabem que es difícil prendre la decisió de marxar però a tots ens arriba el moment de dir adéu. I els teus motius son sobrerament justificats per que et puguem perdonar que ens deixis.

Ha estat un plaer coincidir amb tu i tenir l'oportunitat de compartir temps, vida i experiències.

Et desitgem prosperitat, felicitat, tranquil•litat, i èxit en la teva nova activitat a partir d’ara: VIURE i gaudir de la vida.

Desitjaríem que, passat un temps, quan ens recordis, et pugi al cor una onada de simpatia, d'alegria i d'amistat que es tradueixi en els teus llavis en un somriure d'afecte.

Gràcies per tot els que ens has aportat, ensenyat i compartit amb nosaltres.

Fins aviat, Cristina. Fins sempre.

dijous, 2 de febrer de 2012

LA GENTE QUE ME GUSTA




Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace.


La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite, huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de si, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia. A éstos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica.

La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor.

La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente que con su energía contagia.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo.

La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente.

La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni como lucen.

La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegria, la humildad, la Fé, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduria, los sueños, la humildad, el arrepentimiento, y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mi me doy por bien retribuido.

GRACIAS POR SER DE ESA GENTE


                               
MARIO BENEDETTI