dilluns, 10 de març de 2008

No pudo ser



No pudo ser. Paco no supero la sepsis que lo invadía y falleció.

Ahora quedan Ana, y sus hijos Rocío y Jesús. Y sus padres y sus hermanos, y sus amigos, el resto de su familia, compañeros, conocidos...


La clave, dicen los expertos, es aceptar las cosas como son, no como deberían ser ni como deberían haber sido. Pero ¿como se puede plantear eso ante la familia, y/o amigos de un hombre que no tenía aún cuarenta años...?


Por lo menos su vida sí habrá tenido un sentido... haber dado una oportunidad a sus dos hijos.


La pena es que no podrá verlos crecer, y... Tantas cosas se perderá de sus hijos y tantas cosas se perderán sus hijos de él... que serán adultos y todavía le echarán de menos.




“La mort no ens roba els éssers estimats. Al contrari, ens els guarda i els immortalitza en el record”
(François Mauriac. Escriptor francès.)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada