dimarts, 30 de desembre de 2014

UTOPIA





Un niño iba junto a su padre y le preguntó:
-Papá, ¿qué es la utopía?
El padre puso un extraño gesto y guardó silencio.
-Papá, ¿qué es la utopía?-volvió a preguntar el niño.
El padre resignado le contestó:
-La utopía es como el horizonte. Lo miras, te gusta y comienzas a andar hacia él para alcanzarlo. Cuando llevas un rato andando, alzas la vista y te das cuenta que el horizonte ha caminado lo mismo que tú, y está igual de lejos.
Vuelves a andar, esta vez más deprisa. Cuando levantas la vista vuelves a constatar que el horizonte se ha vuelto a alejar.
Lo intentas de nuevo, esta vez de espaldas para engañarlo, pero cuando miras, el horizonte ha vuelto a alejarse.
Así es la utopía, igual que el horizonte.
-Entonces, Papá, ¿para qué sirve la utopía?
-Para avanzar, hijo, para avanzar…

dilluns, 29 de desembre de 2014

LA FIESTA DE LOS ÁRBOLES






Como cada solsticio de invierno, aprovechando que la noche era la más larga del año, todos los árboles del bosque se reunían para celebrar su fiesta particular.
Aquel año la caminata fue muy dura, pues los incendios, la falta de lluvias y las talas que realizadas por los humanos hacían que cada vez resultara más difícil encontrar un sitio seguro en lo más espeso del bosque, alejados de cualquier mirada indiscreta.
Aquel año la caminata fue muy dura, pues los incendios, la falta de lluvias y las talas que realizadas por los humanos hacían que cada vez resultara más difícil encontrar un sitio seguro en lo más espeso del bosque, alejados de cualquier mirada indiscreta.Llegaron todos puntuales a la cita. En un claro del bosque un gran alcornoque milenario presidia la reunión, en la que todos lucían sus mejores galas y comentaban lo sucedido desde el año anterior.Pero no todos sonreían, en un rincón alejado un pequeño abeto sollozaba muy triste. El avellano se dio cuenta y se lo dijo al gran alcornoque. En un momento se formo corro alrededor del pequeño abeto. – ¿por que estas triste? le dijo el alcornoque- Es que vosotros sois muy altos y fuertes… snif y tenéis frutos de colores brillantes, y yo muy pequeño y solo tengo mis ramas verdes.Los venerables árboles dialogaron un largo rato y decidieron actuar para que aquel pequeño abeto dejase de llorarAsí el Tejo fue el primero en ofrecerle un par de semillas rojo-anaranjadas que colgaron de sus ramasEl madroño hizo lo mismo y le dio unos maravillosos frutos rojo intensos.El majuelo ofreció sus bayas, el alcornoque la encina y el roble le dieron unas bellotas. El quejigo unas pequeñas agallas redondas. El castaño unos erizos con castañas, el pino dio unas grandes piñas, el romero ofreció sus flores azuladas… y así uno tras otro fueron adornando al pequeño abeto el cual se iba poniendo cada vez más contento.Incluso algunas setas amigas se unieron y rodearon en un corro multicolor el pie del abeto, Finalmente la hiedra y la madreselva le colocaron unas ramillas que a modo de guirnaldas. Fue una gran noche de celebración, todos juntos en familia rieron y bailaron hasta que llego el alba.Y ocurrió que el pequeño abeto, cansado de tanta felicidad se quedo dormido…Fue un crujido de una rama cercana lo que le hizo despertar, abrió un ojo muy despacio y vio como un leñador que recolectaba ramas en las cercanías se había parado al verlo y lo observaba con los ojos muy abiertos, asombrado por lo bonito y bien decorado que estaba.
Y al parecer todos los árboles del bosque se siguen reuniendo cada solsticio de invierno en un lugar secreto de los bosques, entre ellos el pequeño abeto.Y según cuentan, el hombre, envidioso de no poder acompañarlos, decora por estas fechas un pequeño abeto para recordar aquel encuentro maravilloso.





Francisco Galo, Ingeniero Técnico Forestal
Lo escribió para sus hijas

diumenge, 30 de novembre de 2014

10 atributos especiales de la persona a la que nunca deberías perder de tu lado



Todas las personas crecen con el tiempo, aprendiendo y adaptando diferentes características a través de años de prueba y error. Hay muchas características que hacen que un hombre sea un gran hombre, o una mujer una gran mujer. Yo diría que son las mismas para ambos.
Estas son 12 características que, en mi opinión, si encuentras en una pareja, prueban que es alguien con quien quedarte:

1. Cuando te mira, realmente te ve

Si te mira directamente a los ojos, creando una atracción invisible que los conecta, entonces no está simplemente mirando. Está mirando tu alma. Está intentando captar un vistazo de la persona que se esconde tras tus ojos, el tú que escondes solo para ti.  Está intentando encontrar la esencia que te hace lo que eres. Está intentando captar un vistazo de tu alma, pero más que eso… quiere que su alma conozca la tuya.

2. Es amable pero no pusilánime

Hay hombres muy agresivos, que intentan posicionarse sobre los demás. Hay hombres sin voluntad que evitan todo tipo de compromisos y confrontación. Lo mejor es que te alejes de ambos tipos de hombre.
Hay un tipo de hombre que logra combinar la fuerza del poder y la simpatía. Esos hombres son principalmente amables, pero también tienen su carácter. Ese es el tipo de hombre que quieres porque es lo suficientemente sabio para elegir lo mejor de la fuerza y la compasión.

3. Es motivado, pero paciente

Los pequeños éxitos a través de tu vida son pertinentes para vivir una vida que te enorgullezca.
Sin embargo, el éxito es uno camino largo y serpenteante. Sin paciencia, es probable que llegues al final más rápido, pero lo que encontrarás allí probablemente no sea lo que estabas buscando.

4. Tiene sueños ambiciosos, pero sin embargo vive con los pies sobre la tierra

¿Qué mujer no quiere a un soñador que es tanto realista como humilde? Es probablemente la composición ideal de cualquier hombre, un hombre que quiere las estrellas, pero entiende que puede que solo obtenga la luna.
No permite que esa realización entorpezca sus ambiciones. Ni permite que sus éxitos inflen su ego. Este tipo de hombre nunca dejará de dar lo mejor para que tu vida sea mejor, pero no va a prometer cosas que no te puede dar.

5. Sabe cocinar

Un hombre que sabe cómo actuar en la cocina es sexy.
Y más que el atractivo sexual, un hombre que puede cocinar, frecuentemente prepara sus propias comidas, tiende a comer mejor y tiende a ser más saludable en general.

6. Es brillante, pero no engreído. (Bueno, un poco pero no mucho)

Si estás con un hombre inteligente, sabio y sagaz, puede que sea un hombre para toda la vida. Mientras no sea muy engreído, por supuesto. Un hombre que es un poco engreído es atractivo, tal como las mujeres seguras.
Estamos programados para apreciar la fuerza en todas las formas que venga.  Sin embargo, si es muy engreído, se cautelosa. Esos tipos tienen a estar en la línea entre ser aceptablemente engreídos y completos idiotas. Lamentablemente, los más inteligentes tienden a ser imbéciles la mayor parte del tiempo.

7. Tiene habilidad para hacer sonreír y reír

Si tu hombre no te hace sonreír y reír, entonces deberías terminar la relación ahora.
Honestamente, probablemente no deberías haber empezado esa relación. Mientras más te pueda hacer reír, más te merece.

8. Cuando necesitas algún tipo de ayuda, siempre te tiende su mano

Una vez más, la importancia de sus acciones no puede ser recalcada lo suficiente. Los hombres son muy simples cuando se trata de amar a alguien, lo que ves es básicamente lo que sienten. Si están ahí para ti. Si te cuidan. Si hacen todo lo posible para hacerte feliz. Si se preocupan por ti. Hará lo que sea por ti y no lo pensará dos veces antes de ayudarte cuando lo necesites.

9. Sin ti, se pierde a sí mismo

Cuando un hombre ama a una mujer, quiere un pedazo de ella. No es sobre su cuerpo, sino su mente. Es en la forma que piensa, las cosas que hace, cómo las hace. Lo que le gusta y lo que no. Lo que piensa que es importante y lo que considera trivial.
Cuando un hombre ama a una mujer, él toma esos pedacitos de ella como si fueran de él mismo. Se convierten en parte de él, lo cambian y la manera en la que piensa, la manera en la que ve al mundo.
Lo que es importante para ella es importante para él. Ambos renuncian a una parte de ellos mismos y adoptan los hábitos del otro.

10. Te dice que te ama y, puedes sentir que es así

Las palabras son geniales. Sin embargo, las acciones hablan más fuerte. Las palabras, ideas, conceptos e intenciones son geniales y útiles en los momentos adecuados. Sin embargo, las acciones son y siempre han sido las fuerzas más poderosas en el planeta.
Es genial si tu hombre te dice que te ama, pero si sus acciones constantemente son decepcionantes y escuchas que te dice te amo pero no lo sientes, entonces no te ama de lo forma que deberías ser amada. No te puedes permitir conformarte con eso.





Este artículo fue originalmente publicado por Elite Daily. (Original)

dijous, 28 d’agost de 2014

Los cristales sucios que juzgan vidas







Una pareja estrenaba piso en un tranquilo barrio.

Una mañana en casa, mientras tomaban café, la mujer vio a través de la ventana, que una vecina colgaba las sábanas en el tendedero y dijo:

 - ¡Que sábanas tan sucias cuelga la vecina en el tendedero! - ¿Quizás necesita un jabón nuevo? 
El marido miraba y quedaba callado. Cada dos días repetía el mismo discurso, mientras la vecina tendía su ropa al sol. Al mes, la mujer se sorprendió al ver a la vecina tendiendo las sábanas limpias, y dijo al marido:
- Mira, por fin ella aprendió a lavar la ropa… 
El marido le respondió:
- Mmm… no es lo que piensas. - Hoy me levanté más temprano y lavé los vidrios de nuestra ventana.
Autor desconocido

dissabte, 23 d’agost de 2014

La última vez




Desde el momento en el que abrazas a tu bebé por primera vez, nunca serás la misma persona.
Quizás anheles la persona que eras antes.
Cuando tenías libertad y tiempo
Y nada en particular por lo que preocuparte
Conocerás el cansancio como nunca lo habrás hecho antes.
Y encadenarás días que son exactamente iguales el uno al otro
Llenos de tomas y eructitos.
Cambios de pañal y llanto.
Quejidos y peleas.
Siestas o falta de siestas
Puede parecer como un ciclo sin fin.
Pero no olvides que…
Hay una última vez para todo
Llegará el día cuando le des de comer a tu hijo por la última vez.
Se dormirán sobre ti después de un largo día
Y será la última vez que abraces a tu niño mientras duerme
Un día los llevarás en tu cadera y los dejarás en el suelo
Entonces nunca más los volverás a coger de esa forma.
Les frotarás el pelo en la bañera una noche
Y a partir de ese día querrán bañarse ellos solos.
Te cogerán de la mano para cruzar la carretera
Y entonces nunca te la pedirán de nuevo.
Se deslizarán en tu habitación a media noche en busca de mimos
Y entonces será la última noche que te despierten para esto.
Una tarde cantarás “Las ruedas del autobús”* y harás todos los gestos
Y entonces nunca más volverás a cantar esa canción de nuevo.
Te darán un beso de despedida en la puerta del colegio
Y al día siguiente te pedirán que no los acompañes nunca más.
Les leerás un último cuento en la cama y limpiarás una última cara sucia.
Correrán hacía ti con los brazos en alto una última vez
El caso es que nunca sabrás cuando será la última vez
Hasta que no haya más veces.
E incluso entonces te llevará un tiempo llegar a darte cuenta de ello.
Así que mientras estés viviendo estos momentos, recuerda que sólo hay un pequeño número de ellos, y que, cuando se hayan terminado, te morirás por revivir un solo día lleno de ellos.
Por última vez.

* “The Weels on The Bus” es una canción infantil anglosajona.




divendres, 25 de juliol de 2014

Amor




Y para que ella no se ahogara en un mar de dudas, 
él le escribió un poema en un barco de papel.


dimarts, 1 de juliol de 2014

Hoy tengo gaMas de ti... (Por Risto Mejide)




Una relación jamás se rompe. Como mucho, uno de los dos, cualquier día, constata el roto. Pero la relación ya venía rota para entonces.

Pudo romperse en un gesto, en una decisión o en una epidemia de decepción que te dejó al amor en cuarentena, en algo en un principio imperceptible e inocuo pero que a la larga acabó dejando sin aire a quien creía tener aliento para sobrevivirse a los dos. O también pudo romperse durante un proceso, lo que dura el descubrimiento de lo que creías ya conocer, y sin embargo te das cuenta de que no. Un día descubres que el claroscuro no es sólo una técnica sino una manera de entender el alma, y ese día ya te es imposible estar enamorado sin dejar de buscar la razón para dejar de estarlo.


Lo que sí te deja cualquier relación son más colores en tu paleta de sentimientos, son muchas más capas en ese cuadro emocional al que llamamos vida. Un cuadro que, como en aquel de Van Gogh en el que fue descubierta una escena de lucha bajo un bodegón, se ha ido pintando encima una y otra vez, enterrando al que un día lo llenó todo y que ahora aún está ahí, aunque ya no se pueda ni se deba estudiar. Porque lo seco que hay debajo igual no te gusta. Porque lo fresco que hay encima igual no te acaba de encajar.


Quien lo pinta no es consciente de lo que tapa. O quizás sí. Al caso, es lo mismo. De manera consciente o inconsciente, ese alguien tarde o temprano descubre que el color ya no aplica directamente sobre el lienzo blanco e inmaculado, con lo que ya la pintura no agarrará igual, pues ya nunca más volverá a ser un color sin impurezas, con lo que necesitará aplicar más cantidad para conseguir el mismo efecto, o como mucho, similar.


También verá que, sin salirse del marco, debe saberte ocupar. Eso sí que acaba siendo todo un arte. Inundarte sin que te llegue a ahogar. Esparcirse sin llegarse a dispersar. Dejarlo todo amado y bien amado.


Y uno va acumulando gamas. Y desarrollando matices. Y acumulando bocetos. Y trazos por esbozar. Sea cual sea tu estado, siempre habrá un momento en cualquier relación en el que te preguntes y qué pinto yo aquí. Y ahí es donde te empiezas a barnizar.


Un día echas de menos los tonos cálidos. Ver una peli refugiado en otra piel, alimentarte sólo de palomitas y sexo y dejar que llueva sobre el resto del mundo mientras ruge el fuego en esa chimenea que jamás tendrás.


Otro día te descubres anhelando colores fríos. Borrarlo todo, comprar nuevo lienzo, tener una nueva película que poder estrenar. Empezar de Cero, como canta Dani Martín, que más que un tema ha compuesto un himno generacional.


Y en cualquiera de los dos casos, lo que sí vas descubriendo lámina a lámina son nuevas gamas de grises. La única que jamás deja de crecer. La duda como único credo creíble. La única religión basada en la curiosidad.


Y antes de acabar el cuadro, volver a estampar tu firma y exponerte, ya sea en un museo, o en una galería comercial, no hay que olvidarse nunca del título, dejar patente ante cualquier marchante las palabras que mejor describan esta obra de arte con brocha gruesa que configura tu historial sentimental. Puedes titularlo con algo que suene a canción de Miguel Gallardo, novela de Moccia y peli de Mario Casas.


O puedes optar por un título más realista, cotidiano y vulgar.


Recién pintado. 




por Risto Mejide (Domingo, 29 de junio de 2014)

dimarts, 13 de maig de 2014

Medio pan y un libro

Discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo. Con plena vigencia más de ochenta años después.


Alocución de Federico García Lorca al pueblo de Fuente Vaqueros (Granada) en septiembre de 1931:


"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. «Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

"Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

"Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

"¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

"Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz".

Refugi de rapinyaires de Montejo de la Vega (Segòvia)


Cinco hábitos que te permitirán vivir más

 
 
1 - Las relaciones sexuales: el sexo sin dudas añade más años a tu vida, según varias investigaciones. Un reciente estudio de la Universidad de Queens, en Belfast dice que aquellas personas que tienen relaciones íntimas más seguido viven el doble que los que tienen una vida sexual “poco satisfactoria”. Esto puede deberse a varias razones, ya sea físicas como espirituales o psicológicas. Lo cierto es que los beneficios del sexo para la salud son bien conocidos por los médicos. Por ejemplo, una buena sexualidad disminuye las chances de padecer enfermedades cardiovasculares, reduce la depresión, el mal humor y la angustia, quita el estrés y la ansiedad, combate el dolor, fortalece el sistema inmunológico y permite lucir una piel más joven y sana. Y en relación al aspecto mental, el sexo aumenta nuestra autoestima y nos hace ver más bonitos.

2 - Cantar: ¿te has puesto a pensar que cuando estás feliz cantas? Una investigación de la Universidad de Washington analizó a miles de personas, la mitad cantaban y la otra no. El primer grupo se siente siempre mejor anímicamente, pero también son las más longevas, las que se enferman menos y las que mantienen más lejos el estrés. Es que cantar nos reporta muchos beneficios, incrementando la oxigenación de la sangre, liberando endorfinas (que producen una sensación de bienestar y tranquilidad) y no es necesario ser profesional, con desafinar en la ducha alcanza.

3 - Tener un gato: no por nada eran sagrados en el Antiguo Egipto o se usan en el tratamiento de personas enfermas. Investigadores en la Universidad de Minnesota aseguran que tener un gato de mascota nos puede ayudar a vivir más años, porque este animal por naturaleza reduce el estrés y la ansiedad de los humanos. Los dueños de gatos tienen un 30% menos de probabilidad de sufrir un infarto en relación a los que tienen perros en sus casas. Esto se debe al típico ronroneo, que produce ondas de frecuencia de hasta 150 vibraciones por minuto, un sonido relajante que calma. Y además, se cree que los gatos saben donde su dueño tiene una dolencia y se acercan a ese punto para ayudarlos a sanar.

4 - Expresar la ira: acumular y acumular los malos pensamientos y sentimientos no es para nada bueno. Es como inflar un globo hasta el punto en que revienta. No expresar la ira nos resta años de vida, dice un informe de la Universidad de Estocolmo. Las personas que retienen en su interior el resentimiento y la ira tenían un grave riesgo de morir de un ataque cardíaco o de sufrir una enfermedad grave al corazón. Quiénes decidían, por el contrario, expresar lo que sentían a sus parejas, padres, compañeros de trabajo, amigos o hasta desconocidos, tenían una mejor calidad de vida y estaban “en paz” consigo mismos. Pero atención, tampoco se vale andar por la calle siendo un “Pitufo gruñón o enojón”, sino saber canalizar la ira y decir a la persona adecuada aquello que nos molesta, siempre con respeto y sin levantar la voz. Se evitan muchos problemas y malos entendidos.

5 - Estar casado: Atención a aquellas personas que le “huyen” al compromiso. O al menos, ya no tendrán escapatoria ni la excusa perfecta para no dar el “si, quiero”. Una investigación de la Universidad de Louisville analizaron a millones de personas y compararon los riesgos de mortalidad en relación a su estado civil. De esta manera pudieron descubrir que los hombres solteros tienen más del 30% de probabilidad de morir antes que los casados. El porcentaje en las mujeres es un poco menor, del 23%. Entonces, casarse nos podría brindar diez años más de vida. Algunas de las razones para ello es que contamos con alguien que nos apoya y nos quiere, evitamos los sentimientos de soledad o indefensión y estamos más cuidados o respaldados. A su vez, proyectar la vida en pareja es mucho más satisfactoria que en solitario, desde comprar una casa a tener un hijo, organizar la boda o irse de vacaciones.

Así, tener sexo, cantar, adoptar un gato como mascota, expresar tu ira y casarte son cinco pilares (que bien edificados) pueden hacer que vivas más y mejor.

 

 

(Extraido de http://lamenteesmaravillosa.com)

dissabte, 10 de maig de 2014

Diez hábitos para ser feliz con tu pareja

   Con el paso del tiempo, la monotonía tiende a asentarse en la vida de pareja, y poco a poco el aburrimiento puede ir ganando terreno. Pero, a pesar de que no es un tarea fácil, es posible vivir una vida de pareja feliz. La clave está en el deseo de la pareja de permanecer unidos y de querer ser realmente felices, estableciendo como prioridad indiscutible la relación entre ambos.

Dicho así suena sencillo, ¿Verdad? Pero, ¿Cómo lograrlo? ¿Cómo conseguir que la relación de pareja sea nuestra prioridad teniendo que ocuparnos del trabajo, de los niños, de los abuelos, de la casa, de pagar las facturas y de quedar bien con las amistades y la familia, entre otras cosas?

El psiquitra y consultor Mark Goulston, autor del libro Cómo conseguir y mantener el amor que mereces, dice que la clave está en identificar y cultivar los hábtios que fomentan la felicidad en la pareja. Según Goulston, “un hábito es un comportamiento que repites automáticamente hasta que te cuesta poco esfuerzo mantenerlo”. Por lo tanto, todas las parejas pueden adoptarlos simplemente dedicándoles un poco de tiempo y de interés. Aunque al principio se haga de forma pronto se convertirá en algo natural que facilitará otras muchas cosas.

Según Mark Goulston, los hábitos que caracterizan a las parejas felices son los siguientes:

#1 - Irse a la cama al mismo tiempo: Esto, que es bastante habitual hacerlo al principio de la vida en pareja, tiende a desaparecer con el tiempo. Según Goulston, es necesario mantener esta costumbre para mantener encendida la llama del deseo.

#2 - Cultivar intereses comunes: Pasada la pasión inicial, muchas parejas descubren que tienen poco en común. Por este motivo es necesario encontrar algo que hacer juntos, algo en lo que involucrarse. Esto no significa que haya que hacer todo con la pareja. Basta con encontrar algo que interese a los dos, sin dejar de tener por ello otros intereses propios.

#3 - Caminar juntos de la mano: Es un gesto sencillo y común al principio de un relación, pero que con el tiempo se pierde. ¿Te has fijado en lo tierno que resulta ver pasear a dos ancianos de la mano?

#4 - Confiar y perdonar: Discutir en pareja es algo normal, pero hay que saber gestionar los conflictos que surjan adecuadamente. Si hay confianza mútua y perdón sin rencores es mucho más fácil gestionar estos conflictos y crecer como pareja.

#5 - Centrarse en lo positivo: Centrarse en las cualidades positivas del otro en vez de en sus defectos es la clave para mantenerse enamorado. Nadie es perfecto, pero, como dice Goulson, “todo depende de lo que quieras buscar”.

#6 - Abrazarse: Según Goulston "nuestra piel tiene una memoria de ‘buenas caricias’ (amor), `malas caricias’ (abuso) y ‘sin caricias’ (descuido). Las parejas que se saludan con un abrazo mantienen su piel bañada por `buenas caricias’”. No necesitas un motivo para dar un abrazo.

#7 - Decir “te quiero” y  “que tengas un buen día” todas las mañanas: Estas palabras son un estímulo para empezar bien el día y ayudan a limar cualquier aspereza que haya surgido.

#8 -  Decir “buenas noches”: Con este sencillo deseo la pareja reafirma su relación cada noche, a pesar de las dificultades y altibajos emocioanles del día. Dice Goulston que “esto le dice a tu pareja que aún quieres estar en la relación. Dice que lo que ambos tienen es más grande que cualquier incidente perturbador”.

#9 - Llamar o enviar un mensaje durante el día: Esto supone preocuparse por el otro. Es una llamada de rutina para saber si todo va bien, para seguir conectados.

#10 - Sentirse orgullosos de mostrarse como pareja: Esto es tan sencillo como besarse, tocarse o abrazarse en público, mostrar complicidad y permanecer juntos.

(Extraido de http://lamenteesmaravillosa.com)
Si es que... ¡es muy sencillo!

dimecres, 12 de març de 2014

DINOU ANYS






Estimada filla,
Altre cop es el teu aniversari. Ja en fas dinou.
Altre cop la meva carta, els meus records, els meus consells... Altre cop a teva mare que t’escriu tot el que et voldria dir i que acaba resumint en unes línies cada dotze de març.
Passen  els anys Marineta, i tu segueixes sent per mi ... la meva nena.
Madura nineta, però no deixis mai que mori del tot la teva innocència.
La vida és millor si tens amics i si la gent que t'envolta t’estima de veritat. I, sobretot, si ets honesta.
Intenta viure sense fer mal a ningú. Regala sempre el teu somriure, els teu amor i la teva alegria
No passis de puntetes, trepitja a fons i posa el cor en tot allò que facis.
No t'enganyis pensant que tens molt de temps: els anys passen de pressa i has d’intentar fer realitat molts somnis, lluita sempre pels teus.
Rebel·la't davant les injustícies, que el dolor, propi i dels altres, no et sigui indiferent, i sobretot, carinyet, sigues tolerant. Pensa que la vida té molts colors i cadascú te la seva veritat.
A vegades, el mon es torna gris i sembla que res té sentit. En aquests moments has d'aixecar el cap, començar a caminar i tirar endavant, veuràs com sempre hi ha llum més enllà del camí.
Quan ets jove sempre penses que en saps més. Els consells que et puguin donar normalment no els escoltaràs, però espero que et quedin a dins.
Plora si estàs trista i somriu si ets feliç, la vida cuidarà de tu si no t'amagues.
Saps que sempre comptes i comptaràs amb el meu suport.
Gràcies, filla, per totes les alegries i compensacions que m’has donat, sense oblidar algun disgustet, que no tot són roses, però sempre hem sabut sortir-nos-en.
Segurament necessitis caure i aixecar-te igual que vaig fer jo en el seu dia, però vigila que la caiguda no sigui massa forta, mira als ulls a qui parlis i entén que no tothom és digne de la teva confiança
I, malgrat tot, jo sempre hi seré per ajudar-te a aixecar-te tantes vegades com calgui.
T'estimo...